La mañana que nació mi familia

Una noche antes de cumplir 41 semanas de gestación comencé con la labor. Había estado esperando con ansias este momento, pero no sabía bien como sería realmente cuando fuera inminente la partida sin regreso, llevaba días con molestias pero nada contundente. Se suponía que al día siguiente me revisarían y tal vez inducirían mi parto, yo la verdad no deseaba eso, prefería que fuera mi hija quien decidiera cuando llegar.

A las 9.30 empezaron las contracciones y traté de entrar en trance, escuché una meditación de ángeles para el parto, dejé de tomar el tiempo y me dejé llevar… a las 4 am se me rompió la fuente y arrojé el tapón mucoso, ahora sí esa era una señal clara, no sentía miedo, más bien emoción. Traté de estar cómoda en casa, mi esposo me acompañaba, ambos pasamos toda la noche más juntos que nunca, él me acompañó pero fue respetuoso, paciente y amable, además de cariñoso.

Mi doctora me estuvo monitoreando, mi doula también, ambas pendientes del teléfono. La doctora indicó que nos viéramos en el hospital, al salir de casa las contracciones eran ya muy fuertes y sin embargo, era una mañana hermosa para nacer: el día estaba limpio y despejado, a las 7.30 llegué al hospital y a las 8 am tenía 5 cm de dilatación y 80% de borramiento.

Me dispuse para entrar en un estado más profundo de mì y trataba de respirar profundo con cada contracción, pensando en Ana Karen, Iliana, mi doula y mi maravillosa maestra de yoga me daban masaje y ánimos, mi esposo estaba cerca y disponible.

A las 10:30 me pasaron a la tina pues de acuerdo con la Dra. Valencia ya tenía 10 cm de dilatación, de verdad me costaba trasladarme, las contracciones eran ya muy intensas, en el agua las sensaciones se apoderaron aún más de mí, sabía que todo mi cuerpo y mi ser entero estaban listos, yo estaba en gran parte en otro mundo: en una dimensión desconocida jijijiji

A las 11.30 nació mi hermosa hija. Su papá cortó el cordón tras un hermoso discurso. La verdad todo resultó mejor de lo que lo imaginé gracias a Dios. Creo que mi parto fue muy bueno, me siento afortunada, así como agradecida con el equipo que me asistió.
Fue una oportunidad de introspección y autodescubrimiento porque de verdad se cruza el umbral entre vida y muerte para renacer como un ser cualitativamente diferente que regresa con su tesoro más preciado de un viaje a lo desconocido pero orgullosa, fortalecida, valiente y renovada como nunca.

La forma de traer a nuestros hijos al mundo es decisión de cada quien pero tod@s deberían informarse sobre todas las opciones para hacerlo con conciencia. Mi esposo Alfredo y yo estamos seguros y contentos de que esta fuera la mejor para nosotros. La más grata, sana y digna , con mayor potencial creador y posibilidad de vinculación de nuestra hermosa familia.

Claudia Estrella

Estrella y Ana Karen

El día que nació mi famillia por Estrella

Author: Staff

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.