Bailarines embarazados

El día que nos enteramos

El día que nos enteramos

Llevábamos 14 años de casados cuando quedamos embarazados, y siempre habíamos dejado abierta la posibilidad de tener hijos, pero siendo sincera nunca me habían gustado los niños, éramos de los que rogábamos que no nos tocaran niños cerca cuando íbamos al cine y así como esa varias. Esperando que algún día me llegaran las ganas de tener hijos llegué a mis 39 primaveras y dije: «yo creo que ya definitivamente no tendremos niños». Recuerdo que estaba súper entrenada y no tenía el mejor trabajo pero seguía bailando y lo disfrutaba al máximo, tuve una semana muy pesada con ensayos a full y cerré temporada en el Metropolitan con cuatro funciones en un mismo día, de ahí caí en cama por una semana entera, al principio pensé; es el cansancio, pero por ahí del tercer día comencé a sentirme mareada y pensé que eran las hormonas que me habían subido o bajado por que siempre he sido rara en mis ciclos menstruales, sabía que tenía que ir al ginecólogo, que algo traía chueco por ahí y fui. Uriel me acompañó pero me espero afuera.
Las palabras del ginecólogo no las olvido y sobre todo su tono medio norteño, «mi’ja estas embarazada, pásate te reviso» y después «si mi’ja estas embarazada, bien embarazada» yo creo que vio mi cara de incredulidad mezclada con susto que me repitió como 10 veces durante la consulta que estaba embarazada y término diciendo: «pues piénsenlo y si deciden seguir con el embarazo por acá nos vemos»  así ha de haber visto mi cara.
Salí de la consulta y le di la noticia a Uriel… No pudimos evitar llorar.
Y debo confesar que dure varias semanas con una sensación como de adolescente que echó a perder su vida.

Author: Dana

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.